Región |  Habrá nuevo fallo

Anularon la sentencia por abuso sexual al ex arzobispo Storni

30/04/2011

Storni, condenado por abuso sexual agravado, busca zafar como sea.

Storni, condenado por abuso sexual agravado, busca zafar como sea.

La Cámara Penal de Santa Fe dictó un fallo anulando la sentencia que condenó al ex arzobispo de Santa Fe, monseñor Edgardo Gabriel Storni, a ocho años de prisión por abuso sexual agravado y ordenó que se dicte un nuevo fallo.

De esta forma, el alto tribunal hizo lugar parcialmente a la apelación planteada por la defensa de Storni, a cargo del abogado Eduardo Jauchen, que además había pedido la anulación de todo el proceso judicial.

“Estoy de acuerdo con el fallo, con esta decisión monseñor Storni es inocente, pero además vamos a pedir la anulación del proceso judicial”, dijo este sábado el letrado patrocinante del prelado.

Seguidamente, el penalista indicó que "el fallo anuló la sentencia de primera instancia", y anticipó que "estoy preparando una una nueva presentación pidiendo que se anule todo el proceso judicial".

"Considero que lo que se tiene que anular no es la sentencia, sino el proceso. Cuando apelé, lo que pedí fue justamente eso, la anulación de la sentencia y del proceso, que adolece de vicios graves que van más allá de la valoración de las pruebas y afectan derechos fundamentales de mi cliente".

Cabe recordar, el ex arzobispo de Santa Fe Edgardo Storni fue condenado a ocho años de prisión por abuso sexual agravado por el vínculo, condena impuesta por la jueza María Amalia Mascheroni a raíz de la denuncia realizada por el ex seminarista Rubén Descalzo.

Además, Storni no cumplía prisión en cárcel común, sino en forma domiciliaria, por su avanzada edad, y dicho fallo fue apelado.

El caso Storni se hizo público en 1994, cuando por orden del Vaticano el arzobispo de San Juan, monseñor José María Arancibia, investigó denuncias de jóvenes que estudiaban para sacerdotes sobre supuestos abusos sexuales cometidos en el Seminario santafesino y durante los retiros espirituales en Calamuchita, Córdoba.

Los testimonios recogidos en ese momento apuntaban contra Storni, entonces el titular del Arzobispado de Santa Fe.

En los relatos, varios seminaristas coincidieron con los testimonios brindados por sacerdotes, algunos de los cuales entregaron copias de cartas remitidas al arzobispo, advirtiéndole la gravedad de los hechos y la necesidad de adoptar alguna medida al respecto de su parte.

Monseñor Storni fue procesado a principios de 2003 por el juez de Instrucción Eduardo Giovanini por la presunta comisión del delito de abuso sexual en perjuicio de un ex seminarista, que había denunciado el hecho en 1993. Pero en la misma resolución, el magistrado desestimó otras dos denuncias contra la autoridad religiosa al considerar que el tiempo transcurrido superaba el establecido para analizar la causa.

Aunque negó ante la Justicia y el Vaticano las imputaciones, Storni renunció al Arzobispado en setiembre de 2002, mediante una misiva remitida al papa Juan Pablo II.

La situación se agravó como consecuencia de una carta que el presbítero José Guntern le remitió al ex obispo por un caso de abuso.

El sacerdote, quien falleció tiempo después, fue instado entonces por sus autoridades a que se retracte del contenido de la nota y después se habría llevado a cabo una reunión en el Arzobispado donde al menos cuatro sacerdotes habrían presionado a Guntern para que se rectificara.

Entre esos sacerdotes se encontraban Hugo Capello y Marcelo Matero, quienes fueron acusados ante la justicia por presionar al anciano sacerdote, pero luego fueron sobreseídos del delito de coacción.

En tanto, los sacerdotes Mario Grassi y Edgar Stoffel, este último ya fallecido, fueron considerados por la justicia partícipes primarios de coacción.

Este hecho reactivó la investigación judicial paralela a la canónica, que se inició en los Tribunales santafesinos y que concluirían con la sentencia en 2009, apelada por el abogado Eduardo Jauchen y producto de lo cual ahora los magistrados de la sala IV de la Cámara, integrada por Sebastián Creus, Roberto Prieu Mántaras y Ramón Sobrero, la declararon nula y volvieron el caso primera instancia.

Será el juez de Sentencia Cristian Fiz el encargado de dictar una nueva sentencia.

Los jueces Creus y Prieu Mántaras fallaron a favor de la nulidad de la sentencia de primera instancia, mientras que Sobrero votó en disidencia.

El caso Storni fue a uno de los episodios más comprometidos que vivió la Iglesia Católica Argentina a partir de la publicación del libro "Nuestra Santa Madre", de la periodista Olga Wornat, que lo presentó en la Feria del Libro santafesina y causó conmoción.

Fuente y foto: Télam